Saltar al contenido

Accesorios para Violines Baratos y de Calidad

mejores accesorios para violin
Accesorios para Violines Baratos y de Calidad
5 (100%) 1 vote

Cuando por primera vez adquirimos un violín es muy probable que quieramos tener todos los accesorios para tener un instrumento de realmente bueno, esto proceso se debe de realizar sin ninguna prisa, ya que es muy recomendable adquirirlo solo al momento que lo vayamos a utilizar, para no tener un cajon lleno de cosas que no vamos a utilizar pronto

Hay que empezar viendo los accesorios para violin que son mas necesarios para asi poder tocar con mejor comodidad y asi dejar que la musica fluya con total armonia, sin necesidad de comprar accesorios que no ocupemos o que sean caros y completamente innecesarios, que estaran destinados en un futuro a guardarse en una caja de carton y se llenen de polvo para despues pensar que hemos gastado el dinero de mala manera.

Te mencionamos cuales son los accesorios para violines que debes emplear pero recuerda comprarlos solo en el momento que te hagan falta.

Arco

Considerado como una obviedad, el arco tiene el honor de ser el accesorio fundamental de cualquier violín con el que nos crucemos. Se suele vender con el violín, pero también se puede comprar por separado y, a veces, hay que cambiarlo.

El arco del violín es una vara de madera en la cual se estiran cerdas de crin de caballo que permiten frotar las cuerdas de varios instrumentos como el violonchelo, el contrabajo y el violín.

Hombrera

La hombrera es un accesorio que permite encajar y sostener el violín en el hombro. De hecho, a veces es difícil colocar bien el violín y mantener la posición durante cierto tiempo. El cuerpo se cansa y a veces puede causar tendinitis. La hombrera es un accesorio diseñado para evitar estos problemas lo más que se pueda y darle confort al intérprete durante su práctica, ya que ayuda al cuerpo a relajarse al llenar el espacio entre el hombro y el mentón. Alivia sobre todo los puntos de presión entre el cuello y el  mentón.

Mentonera

La mentonera es un accesorio que todos los violinistas poseen. Se coloca en la parte inferior del cuerpo del violín para que el músico pueda posar el mentón, y proteger la madera del violín de la posible transpiración. Por tanto, la comodidad del músico y el buen mantenimiento del instrumento son los dos argumentos para utilizar una mentonera.

Puede ser de dos tipos dependiendo de cómo colocas el violín:

  • Lateral: el mentón descansa al lado del cordal,
  • Central: el mentón descansa por encima del cordal.

Su tamaño debe adaptarse a tu barbilla, por lo que es importante que lo pruebes antes de comprarlo. Hecho de plástico, ébano o palisandro, la mentonera debe sobre todo proporcionarte un poco más de comodidad en la práctica del violín.

Sordina

La sordina es un accesorio que te permite reducir la abundancia del sonido que tocas con el violín. Está hecho de diferentes materiales; tanto de madera, ébano o palisandro como de metal o caucho.

El material determina el porcentaje de disminución del sonido. El sonido se reducirá en aproximadamente de un 30 % a un 50 % con sordinas de caucho, mientras que si eliges una sordina de plomo, podrás reducir el sonido hasta en un 80 %.

Micrófono

El micrófono sirve para amplificar el sonido de tu violín durante un concierto, por ejemplo. Si no tienes un violín eléctrico, puede serte muy útil para amplificar tu violín acústico.

Este accesorio también es muy útil para grabar todas tus composiciones evitando al máximo los ruidos. Algunos micrófonos con amplificador también permiten modificar ligeramente el sonido del violín.

Puede serte útil tener un micrófono en la funda del violín para algunas situaciones. No lo vas a usar todo el tiempo, pero te alegrarás de tenerlo a mano cuando llegue el momento.

Metrónomo

Este accesorio sirve para mantener el tempo correcto para evitar tocar canciones demasiado rápido o demasiado lento. Es un elemento indispensable para los músicos profesionales que estudian una pieza nueva y tienen que tocar en una orquesta.

Afinador

No es un secreto que los instrumentos de cuerda deben afinarse regularmente para evitar dañar el instrumento y obtener el sonido correcto cuando se tocan. Para ello se utilizan los populares afinadores electrónicos.  Son muy fáciles de usar, solo es cuestión de tocar la cuerda y permitir al aparato realizar su análisis sobre cuán afinada está. En caso de que no esté afinada, así sea por un poco, se necesita apretar o aflojar las clavijas para obtener la nota correcta.